La necesidad e importancia de la formación en las empresas

Las empresas están recortando gastos precisamente donde más necesitan invertir, en la formación. Lógicamente, si no existe suficiente mano de obra cualificada hay que cualificarla, y si no se invierte en formación, seguirán sin tener empleados cualificados.  Por tanto, es necesaria la formación; las empresas necesitan imperativamente del capital humano, y la cuestión de la formación incide directamente en su beneficio.

Muchas empresas subestiman el valor de la formación, de hecho, hasta pueden llegar a considerarla una pérdida de tiempo; otras piensan que formando a sus trabajadores se terminarán por ir a otras empresas.

La formación es una de las principales inversiones que tiene que considerar la empresa para conseguir trabajadores formados y rentables, a la vez que empleados fieles y contentos.

La formación no es un gasto, es una inversión: se paga determinada cantidad para que el trabajador adquiera nuevos conocimientos relacionados con su trabajo, que le permitan desarrollar mayores destrezas y realizar su trabajo de forma más efectiva y rápida.

Si se recurre a la Fundación Tripartita para el empleo, utilizando los gastos de formación de la S.S.,  la formación de los trabajadores puede salir gratis o, en todo caso, muy económica.